Las mantas pesadas ayudan a aliviar el estrés y la ansiedad

Una solución para relajarse después de un día agitado.


Antes de que la COVID-19 apareciera en nuestras vidas, los trastornos de ansiedad ya eran una enfermedad mental de gran relevancia en Portugal. A más de un año del inicio de la pandemia mundial y de los confinamientos obligatorios a nivel nacional, es lógico que la mayoría de las personas se sienta más ansiosa que nunca.


De acuerdo con varios especialistas, la ansiedad, que afecta a niños, adultos y ancianos, es uno de los varios efectos mentales causados por la pandemia. Entre dichos efectos se encuentran el «overthinking» (pensar demasiado), el empeoramiento del trastorno obsesivo-compulsivo, la falta de sueño, el agotamiento familiar y la depresión.


Un futuro incierto y el cambio drástico de nuestra rutina diaria han agravado el problema, causando, a veces, un cansancio fuera de lo normal y un agotamiento emocional. Además de este escenario, desde el inicio de la pandemia, también el sueño de los portugueses ha empeorado un 10 %, lo que crea alteraciones mentales y psicológicas. Esto demuestra que el problema del sueño es una realidad a nivel nacional.


Casi dos tercios de la población afirma que duerme mal y el 59 % dice tener dificultades para dormir. Además de estas cifras, cabe mencionar que Portugal también se encuentra entre los 5 países de Europa que más consumen ansiolíticos, antidepresivos y pastillas para dormir (aproximadamente 10 millones de cajas por año).


¿CÓMO SOBREVIVIR?


Ahora, más que nunca, es necesario afrontar la situación y buscar soluciones sencillas y confortables. Una de las respuestas está en la compra de una manta pesada: el arma secreta contra la ansiedad, el estrés, las preocupaciones y los miedos.


Nuestros antepasados ya utilizaban pieles de animales para calentarse, pieles que podían superar ampliamente el peso de sus propios cuerpos. Años más tarde, la ciencia empezó a utilizar este tipo de manta para tratar algunos problemas de salud mental como la ansiedad, el autismo o el trastorno obsesivo compulsivo. Por tanto, las mantas pesadas no son precisamente una novedad.


Las mantas pesadas o «weighted blankets», como se denominan internacionalmente, son productos desarrollados para mejorar la calidad del sueño.


Pero, ¿cómo puede ayudarnos a dormir mejor una manta con un peso variable de entre 5 y 15 kilos?


El peso de esta manta, que está revestida con algodón puro, se crea usando gránulos de vidrio tratado que se dividen en la superficie de la manta para crear el peso ideal para cada persona. Esto da la sensación de un fuerte abrazo. El secreto del éxito está en el relleno de la misma que está dividido por las distintas separaciones acolchadas de la manta y hacen que la presión de la misma se distribuya de manera uniforme por todo el cuerpo. Es precisamente esta presión la que, según algunos estudios, puede aliviar la ansiedad y el estrés de quienes sufren noches agitadas o de quienes tienen problemas para dormir.


La manta pesada también utiliza la técnica DTP, es decir, «Deep Touch Pressure», que, tal como indica su nombre, usa el peso extra de la manta para ejercer una presión localizada sobre los músculos, relajando el cuerpo de forma similar a un masaje, un efecto que permite descansar mejor durante la noche. Como explica la neuropsicóloga Margarida Mendes, de la Clínica de Santo António del Grupo Lusíadas Saúde, esto ocurre porque la manta pesada ayuda al organismo a liberar las «hormonas de la felicidad», como la serotonina, y del «sueño», como la melatonina, que permiten una combinación hormonal que provoca sensaciones de calma en el sistema nervioso. Además, también impide que nuestro cuerpo produzca demasiada cortisona (hormona del estrés).


Existen varios formatos, tanto para adultos como para niños, y cada persona debe escoger el peso de su blanky según su peso corporal. La idea es seguir siempre la regla de que la manta debe ser equivalente al 10 % del peso de la persona.


LOS BENEFICIOS


  1. Reducción de los niveles de ansiedad, lo que contribuye a la disminución de la cortisona;

  2. Aumento de los niveles de melatonina y serotonina durante la noche, lo que ayuda a disminuir los trastornos sensoriales y del sueño;

  3. Los pacientes con Asperger y Trastorno del Espectro del Autismo también usan estas mantas para sentirse relajados y calmarse;

  4. Ayudan a quienes padecen las enfermedades de Alzheimer y Parkinson;

  5. El peso minimiza el movimiento del cuerpo para proporcionar un ciclo de sueño REM más profundo;

  6. Disminuye los niveles de cortisona (hormona del estrés) y también la frecuencia cardíaca y la presión arterial;

  7. Ayuda a dormirse más rápido.

4 vistas0 comentarios